Jueves, 20 de septiembre de 2018

Grupo Aseguranza

inicio
15 de marzo
10:27 2018
Compartir

El Consejo General se juega hoy la venta de sus inmuebles, incluida su sede

Hoy se vota en el Pleno del Consejo General la venta de sus inmuebles, incluida su sede. El proceso tiene opositores: los presidentes de los Colegios de Alicante y de Asturias han expresado en sendas notas de prensa su rechazo al plan de venta y consideran que existen alternativas a esa operación para salvar el patrimonio del Consejo General y que no pondrían en peligro su futuro.

El presidente del Colegio de Alicante, Eusebio Climent, asevera que "vender la sede social es un negocio ruinoso y un ataque frontal a nuestro prestigio e imagen social". También se opone a que el Consejo se desprenda de los tres locales que tiene en propiedad –actualmente alquilados- y a la intención de trasladar la sede del Cecas en Barcelona.

Cree que es "un grave error" que califica como "histórico" y afirma que "el actual Consejo ha perdido la perspectiva y quiere de un plumazo cargarse lo que tanto y tanto esfuerzo nos ha costado lograr entre todos los colegiados de toda España". Y añade que "antes de vender el corazón del Consejo General que es nuestra sede central es preferible cortarse las manos", refiriéndose a otras alternativas que el Consejo no está contemplando.

Por ese motivo Eusebio Climent hace un llamamiento al resto de Colegios de toda España "para no consumar estos planes que dejarían al Consejo sin patrimonio y con un daño irreparable al prestigio y la imagen de la entidad". Agrega que "no quiero ser partícipe con mi voto de este gran error histórico del que nos arrepentiremos siempre".

Para el presidente del Colegio de Asturias, Reinerio Sarasúa, "este plan para salir a flote es una medida cortoplacista que alivia la situación de la corporación durante los próximos dos o tres años, pero a la larga empeora la situación". Indica que el plan supone vender la sede social del Consejo General un 40% por debajo del importe fijado en la última tasación, realizada hace dos años, valoración en la que coincide también con Climent. "La operación, tal y como está planteada, es ruinosa para los intereses de todos los colegiados. Sin olvidar que, la venta de todos los inmuebles obligaría a buscar un alquiler, incrementando –en lugar de ajustar– los gastos anuales", recoge la nota del Colegio.

El Colegio de Asturias considera que el plan de venta "pone en peligro el futuro del Consejo General" al dejarlo sin patrimonio y "haría un daño irreparable al prestigio e imagen de la entidad". Reinerio Sarasúa lo valora como un "error histórico".

Alternativas a la venta

Tanto Eusebio Climent como Reinerio Sarasúa afirman que existen alternativas a la venta. El presidente del Colegio de Alicante apunta que antes de tomar "esta drástica medida" que no tendría marcha atrás primero deberían "hacer un plan de austeridad". Cree que así se podría "ajustar los gastos, (el actual secretario general y el director general nos cuestan a todos cerca de 150.000 euros) eliminar los superfluos, arrimar el hombro entre todos y buscar nuevas vías de financiación con el apoyo de las compañías antes de plantear la venta de nuestra sede central".

Propone que tras ese plan de austeridad se podría plantear la venta de los locales que el Consejo General tiene alquilados, lo que estima que sería suficiente para volver a cuadrar las cuentas. "La venta de nuestra sede social debe ser la última alternativa, nunca la primera", añade Climent.

En su caso, el Colegio de Asturias apuesta por definir primero un plan de austeridad que permita ajustar los gastos y, simultáneamente, buscar nuevas vías de financiación, "una opción que ni siquiera se ha valorado". Y ya en una segunda señala que si esas medidas no fueran suficientes, se podría estudiar la venta de los locales propiedad del Consejo que ahora están alquilados.

Reinerio Sarasúa expresa que "debemos tener visión de futuro y trabajar en el desarrollo de una estrategia a largo plazo, en un plan que contemple una serie de objetivos a conseguir en más de un ejercicio y que marque una senda estudiada y a seguir".

Tanto Climent como Sarasúa se oponen también al traslado de la sede actual del Cecas en Barcelona (en la calle Diputación) a otra ubicación. Climent cree que sería "un duro golpe a la institución ya que hoy la sede de estudios es un centro de referencia que factura un cifra cercana al millón de euros anuales"

Llamamiento a la unión

"Creo que es el momento de plantear alternativas viables y decir no a la actual Permanente, es momento de unirnos todos y arrimar el hombro para sacar esta situación adelante porque nos jugamos el futuro del Consejo en una votación", concluye el presidente del Colegio de Alicante.

El presidente del Colegio de Asturias reconoce también la delicada situación económica que atraviesa el Consejo General "pero acusa una falta de estudio y análisis crítico previo en la definición del plan económico propuesto por la Comisión Permanente, y denuncia que no se hayan valorado otras opciones".

También el ex presidente del Consejo General, José Manuel Valdés, ha manifestado su rechazo a la venta del patrimonio inmobiliario del Consejo. Sostiene que "la decisión es, cuando menos, precipitada y no está planteada en consonancia con sus posibles consecuencias. Cargarse el Buque Insignia de nuestra institución atenta contra el futuro de la propia institución que puede ver a su flota salir en desbandada".

Valdés observa que se deberían "explorar alternativas de saneamiento económico y reducción de gastos, lo que no parece esté haciendo la actual Comisión Permanente, y ello con la colaboración de todos los Colegios de España que deben luchar por la subsistencia".