Sábado, 17 de noviembre de 2018

Grupo Aseguranza

inicio
20 de septiembre
08:41 2018
Compartir

DGSFP: "El seguro necesita ganarse la confianza de los ciudadanos"

El director general de Seguros y Fondos de Pensiones (DGSFP), Sergio Álvarez, ha reflexionado sobre las consecuencias de la longevidad en el sector asegurador en la clausura de la presentación del estudio 'El sector asegurador: impactos de las tendencias macroeconómicas y demográficas' de Fundación de Estudios Financieros (FEF). El supervisor recuerda que las aseguradoras se enfrentan a un riesgo de longevidad en el sentido actuarial, "a una divergencia permanente y creciente entre las expectativas de vida y lo que realmente se vive", lo que afecta a la gestión financiera y patrimonial de las aseguradoras. 
 
Hasta aquí todo controlado: "Es el oficio propio de las aseguradoras, y el riesgo se ha gestionado magníficamente desde hace mucho tiempo y lo seguirán haciendo". Pero advierte que en este momento hay una circunstancia nueva que afecta a aspectos macroeconómicos: el prolongado contexto de bajos tipos de interés, "que ha hecho la vida más difícil a las entidades aseguradoras. Ha condicionado también los modelos de negocio de cara al futuro: los productos con garantía están dejando paso a productos en los que el tomador asume el riesgo de la inversión, al tiempo que se complica la gestión de los productos con garantía". 
 
A estos dos elementos hay que sumarle uno más, el desarrollo tecnológico: "El sector asegurador no ha sido pionero en innovación tecnológica pero está recuperando terreno". Estos 3 vértices son, a su juicio, los que van a condicionar el futuro, afectando tanto al modelo de negocio como a la forma de relacionarse con el cliente. 
 

Se está produciendo un movimiento

hacia el negocio de la gestión de patrimonios,

que está desdibujando la diferencia

entre aseguradoras y otro tipo de entidades

Respecto a ese modelo de negocio explica que las compañías se están transformando en grandes entidades de prestación de servicios. Esto es algo que, según comenta, se ve claramente en seguros generales y patrimoniales, en los personales, y también en los seguros de Ahorro. Afirma que se está produciendo un movimiento hacia el negocio de la gestión de patrimonios, que está provocando que se desdibuje la diferencia entre aseguradoras y otro tipo de entidades. "En este desdibujamiento es muy importante destacar el valor que aporta el seguro, las garantías que ofrece. El seguro contribuye de manera decidida al bienestar social".
 
Pese a todo recuerda que la penetración del seguro de Vida en la sociedad es insuficiente, y, según explica, uno de los motivos es "la necesidad de ganarse la confianza de los ciudadanos, es un elemento esencial en los mercados financieros". Sergio Álvarez destaca que la desconfianza se constata sobre todo entre las personas más pobres y jóvenes, lo que contrasta con la confianza que tienen en las empresas tecnológicas. "Una de ellas muy conocida del ámbito de las redes sociales tiene 1.500 millones de usuarios y sus datos personales y preferencias. Y sabe muchas cosas de sus usuarios, entre ellas su aversión al riesgo y su necesidad de aseguramiento. Habría que reflexionar sobre la necesidad de acompañar a los clientes en el ámbito de la tecnología y en sus preferencias". 
 
El supervisor considera que esa confianza "hay que ganársela con transparencia, un tratamiento adecuado de las necesidades de los ciudadanos, con conductas éticas, y asumiendo el principio de no discriminación, pese a la complejidad técnica de estos productos".