Grupo Aseguranza

inicio
29 de diciembre
14:08 2010

La FEF aprecia incumplimientos en Protección de Datos por las Corredurías

La nueva Ley de Prevención de Blanqueo de Capitales y de la Financiación al Terrorismo está afectando de lleno a las compañías de seguros y a los Corredores que operan en el ramo de Vida a pesar de que dentro del sector financiero las aseguradoras no son el principal vehículo que las organizaciones delictivas utilizan para lavar dinero y financiar el terrorismo. A pesar de esta circunstancia, la nueva norma introduce modificaciones que obligará a hacer importantes esfuerzos de adaptación al sector, sobre todo en el caso de las Corredurías por partir de un grado de preparación menor en algunos aspectos, como en materia de autorregulación.

Según el ‘Estudio sobre el sector asegurador en España 2010: Los aspectos cualitativos de Solvencia II’ elaborado por Fundación de Estudios Financieros (FEF), en materia de autorregulación “sigue apreciándose una falta de cumplimiento de la normativa por una gran parte de las Corredurías de seguros”. Y entre las entidades que sí se han propuesto cumplir con las normas en esta materia se han detectado importantes deficiencias, “que pueden apreciarse en la falta de una mínima estructura de control interno para el desarrollo de las obligaciones establecidas por la Ley, en la inadecuación de los manuales internos de procedimiento o en la insuficiente formación de los empleados”.

Estos expertos consideran que la necesidad de dar cumplimiento a la nueva Ley “es una excelente oportunidad para revisar la estructura y procedimientos internos en materia de prevención del blanqueo de capitales y de la financiación del terrorismo”. Entre otras cosas, se deberá incluir la política expresa de admisión de clientes o los procedimientos para la identificación de los mismos y su clasificación en determinadas categorías.

Las Corredurías y aseguradoras deberán hacer un gran esfuerzo para adaptarse a esta norma, aunque hay algunos aspectos que quedan condicionados a un posterior desarrollo reglamentario, que tendrá, según estos expertos, una gran trascendencia para el sector. No obstante, el estudio advierte que la adaptación de la estructura y de los procedimientos internos de las compañías no puede demorarse hasta que se desarrolle la Ley. En este sentido, piden que se apruebe pronto el reglamento para evitar dudas y el consiguiente retraso en la adaptación de las Corredurías y aseguradoras.