Grupo Aseguranza

inicio
14 de septiembre
12:58 2023
Compartir

El mercado duro en el seguro Ciber tiene los días contados

Tras una década de comercialización del seguro de Ciber en España ya se han pasado por diferentes etapas, desde su origen donde sorprendía a los asegurados la fácil contratación de estos seguros facilitando únicamente los datos del tomador y facturación, hasta un mercado duro sin precedentes, donde únicamente aquellos riesgos considerados "best in class" tenían opciones de contratar un seguro de ciber riesgos y a unas condiciones, no tan favorables como los asegurados esperaban.

Sin embargo, a lo largo de este 2023 se está observado un mercado más estable y favorable, tal y como explican los expertos de Aon en la cuarta edición del Estudio sobre Ciberseguridad y Gestión del Riesgo Ciber en España.

Factores que llevan a un cambio de tendencia

Según explican, son varios los factores que han llevado a este cambio de tendencia. Por una parte, se ha mejorado la rentabilidad a pesar de que la siniestralidad sigue siendo alta porque se ha frenado la frecuencia de los siniestros. También se ha producido un importante incremento en las primas que han hecho que las aseguradoras mejoraran sus ratios de rentabilidad y ganaran en confort a la hora de suscribir riesgos nuevos, queriendo crecer en este ramo.

Por otro lado, se ha entrado en mercados nuevos que han aportado nuevo capital y competencia, lo que ha llevado a una mayor desaceleración de las tasas.

También, la mayoría de los aseguradores busca activamente el crecimiento, en particular en el segmento de grandes empresas con exceso elevado. En este primer trimestre de 2023 se ha observado más recursos de suscripción con importantes previsiones de crecimiento en este ramo por parte de las aseguradoras. Según fuente del mercado asegurador, se estima un crecimiento del mercado global de seguros ciber de alrededor del 20%-30% anual durante el 2023. De todos modos, las compañías no se olvidan de las pymes, que también están en el punto de mira de los ciber atacantes desde hace un tiempo, por lo que se estima que este factor impulse la adopción de nuevos productos de seguros ciber por parte de este nicho de mercado.

El fin del mercado duro

Dicho esto, en 2023 se observa un mercado más estable y favorable. Aunque ciertas amenazas continúan preocupando al mercado asegurador como sigue siendo el entorno regulatorio cada vez más estricto (NIS2, CRA, Dora Directiva sobre acciones colectivas, Regulación sobre IA), desarrollo de nuevos malware y amenazas a partir de Inteligencia artificial, sigue la sofisticación de los ataques de Ransomware; y preocupa especialmente el riesgo de vulneración de activos de información a medida que avanza el desarrollo de la computación cuántica. Los suscriptores siguen vigilando de cerca el entorno geopolítico, con preocupaciones específicas relacionadas con el posible aumento de los siniestros cibernéticos relacionados con acontecimientos bélicos en Europa del Este.

Las exclusiones de guerra, de infraestructuras y de "eventos generalizados" siguen estando en el punto de mira de los términos y condiciones. Desde el 31 de marzo, el mercado del Lloyd's de Londres exigió que todas las pólizas de seguro cibernético excluyan específicamente la cobertura de las pérdidas relacionadas con ataques o actos de guerra tras los que se encuentre un Estado. Esta imposición del mercado de Londres se está viendo reflejada en España, donde la mayoría de las aseguradoras están adoptando también la misma exclusión de guerra, en muchos casos, impuesta por su tratado de reaseguro

Existe, por otro lado, una inquietud generalizada en el mercado asegurador en relación con el potencial impacto de un evento catastrófico. El riesgo sistémico tradicionalmente ha estado relacionado con el ramo de daños materiales, donde catástrofes naturales como terremotos, huracanes o inundaciones tienen impactos generalizados que afectan a muchos asegurados, pudiendo llegar a agotar la capacidad disponible de los aseguradores en el ramo. Igualmente puede ocurrir con un ataque cibernético que puede afectar a miles de asegurados diferentes en diferentes partes del mundo, teniendo que soportar pérdidas millonarias un mercado no tan maduro como otros ramos tradicionales.

Esto unido a la falta de estadísticas en siniestralidad y los rápidos avances en tecnología hace que los mercados suscriban el riesgo sistémico con gran incertidumbre.

En definitiva, durante el primer trimestre del 2023 desde Aon observan que los precios empiezan a estabilizarse, sí es cierto que dependerá de la exposición al riesgo, del sector y de los incidentes sufridos y un aspecto muy importante, de las medidas de protección que hayan implementado esa organización, a raíz de los siniestros sufridos.

Por otra parte, existe cierta incertidumbre o incluso miedo por parte de las aseguradoras de que esta estabilización no pueda perdurar en el tiempo, teniendo que volver en el corto plazo a una nueva rectificación de condiciones.

"A lo largo de 2023 estamos observado un cambio de tendencia hacia un mercado más estable y favorable. A ello contribuyen factores como la concienciación del riesgo y las fuertes inversiones en medidas de seguridad; la mejora de rentabilidades y la entrada de nuevo capital, con la mayor competencia que conlleva", afirma Verónica Jiménez, directora Ciber de Aon España. "Sin embargo, las aseguradoras mantienen el rigor en la suscripción de sus riesgos, mientras siguen de cerca los acontecimientos mundiales que pueden afectar a los siniestros cibernéticos, que sigue provocando limitaciones en las garantías. El entorno geopolítico, el riesgo sistémico y la gestión de los datos biométricos, junto con los eventos de ransomware, son aspectos que siguen preocupando a los mercados e influyen a la hora de negociar la transferencia del riesgo".

Si quiere recibir diariamente y GRATIS noticias como esta, pinche aquí.