Grupo Aseguranza

inicio
20 de marzo
14:06 2019
Compartir

España, entre los países más inestables políticamente de la UE

España es uno de los países más inestables de la UE desde el punto de vista político. Según el último Mapa de Riesgo Político elaborado por Marsh, el índice de riesgo país de España se sitúa actualmente en el 69,1, pero baja hasta el 64,6 en una visión a corto plazo. Analizando este último aspecto, supone 4 puntos menos que en 2018, por lo que España ha protagonizado una de las mayores caídas, como Nicaragua, Zambia y Mali.

Y, dentro de la UE, es el cuarto país más inestable políticamente de cara a los próximos meses, sólo por delante de Rumanía (61,9), Grecia (61) y Chipre (58,3). "Ha caído el índice a corto plazo por la cuestión de Cataluña, que ha provocado un descenso de las inversiones y que, sin duda, es una situación que afecta en la percepción que tienen las empresas para invertir en España. Además, ha venido de una crisis económica importante, que ha dejado una deuda pública elevada y una alta tasa de desempleo", detalla Diego Fernández, responsable de Riesgo Político de Marsh España, que apunta otro factor a tener en cuenta: "el proceso electoral ya que será difícil alcanzar pactos para formar gobierno".

En cambio, a largo plazo, el índice de riesgo país de España se eleva al 74,9. "Nadie duda del sistema democrático español", apostilla Diego Fernández. Si bien, es inferior al que presentan los países de nuestro entorno.

Nuevos desafíos

Ampliando las miras al resto del mundo, se observa un incremento de las tenciones geopolíticas. Además, crece la incertidumbre ya que aparecen nuevos desafíos que amenazan la estabilidad política y económica mundial: envejecimiento poblacional, cambio climático, ciberataques, propagación de noticias falsas, escenario prolongado de tipos de interés bajos, nuevas armas (bioquímicas, drones…) y transición energética (profundo cambio en la industria automovilística, cierre de centrales nucleares…).

También preocupa la elevada deuda pública de los países en comparación con el PIB. "Se ha producido un tremendo incremento en los países desarrollados", subraya Diego Fernández. Por ejemplo, en España, ha pasado del 20% en 1981 al 100% en la actualidad. "Y la deuda hay que pagarla. No se prevén situaciones de impagos pero, a lo largo de la historia, sí ha sucedido en diversas ocasiones", advierte.

Desglosando por zonas geográficas, Europa se enfrenta en 2019 a la incertidumbre del Brexit, al fin de la era Merkel, a las elecciones presidenciales en Ucrania, a los comicios de España y a la tensión en Cataluña. Estados Unidos tendrá que afrontar las posibles consecuencias por sus disputas comerciales con China, el endurecimiento de las sanciones a Irán y el acercamiento a Corea del Norte, entre otros aspectos. Latinoamérica seguirá pendiente de Venezuela; y Oriente Medio, de Siria, Irán y del riesgo de conflicto de intereses entre Estados Unidos y Rusia. Por su parte, Asia estará observando la evolución de la economía de China, que sufre una desaceleración, y los progresos del acercamiento entre las dos Coreas.

Un mundo mejor

Si bien, Diego Fernández destaca que, a pesar de los riesgos crecientes, "el mundo ha evolucionado positivamente a largo plazo", poniendo como ejemplo la significativa reducción de la mortalidad infantil o la alfabetización.

Reconoce que "es muy difícil predecir" la evolución de un país a corto plazo ya que "siempre habrá incertidumbre", pero pone en valor este mapa de riesgo político: "Es una excelente herramienta para conocer la situación del riesgo de un país". Así, recomienda a las empresas: "La vigilancia, el análisis amplio y sistémico del riesgo, junto con el seguro de riesgo político y de Crédito, serán vitales para minimizar estas amenazas". Este mapa de Marsh incluye información de más de 200 países y se basa en datos de Fitch Solutions, una de las principales fuentes de análisis de riesgos políticos, macroeconómicos, financieros y sectoriales.

  Votar:  
Resultado:   2 votos